El cine clama por el Festival de Gijón

Profesionales del cine de todo el mundo realizan una petición conjunta por la restitución de José Luis Cienfuegos.

Entre los más de 400 firmantes de este manifiesto se encuentra representada prácticamente la totalidad de cineastas españoles, con directores de todas las generaciones y estilos.

Entre ellos, tres de los nominados al Goya a la mejor película en esta edición (Pedro Almodóvar, Mateo Gil y Enrique Urbizu), cineastas consagrados (Montxo Armendáriz, Víctor Erice, Jaume Balagueró, Iciar Bollaín, Jordi Cadena, Isabel Coixet, Judit Colell, Javier Corcuera, José Luis Guerín, Alex de la Iglesia, Emilio Martínez Lázaro, Pere Portabella, Marc Recha, Gonzalo Suárez, David Trueba, Fernando Trueba, Enrique Urbizu, Agustí Villaronga), y la mayoría de los cineastas que han debutado en la última década (Santi Amodeo, Ramon Lluis Bande, Juan Cavestany, Eduardo Chapero-Jackson, Borja Cobeaga, Mar Coll, José María de Orbe, Andrés Duque, Juan Carlos Fresnadillo, Cesc Gay, Isaki Lacuesta, Oliver Laxe, Claudia Llosa, Los Hijos, Kike Maíllo, Alberto Morais, Oscar Pérez, David Pinillos, David Planell, Javier Rebollo, Alberto Rodríguez, Jaime Rosales, Ramón Salazar, Daniel Sánchez Arévalo, Albert Serra, Koldo Serra, Jonás Trueba, Daniel V. Villamediana, Nacho Vigalondo, etc)

También se han sumado al manifiesto numerosos cineastas de todo el mundo, entre los que destacan importantes iconos del cine independiente: Atom Egoyan, Abel Ferrara, Lisandro Alonso, James Benning, Tom Dicillo, Bertrand Bonello, Paulo Branco, Jonahan Caouette, Jem Cohen, Patricio Guzman, Hal Hartley, Barbara Hammer, Monte Hellman, Ken Jacobs, Harmony Korine, Raya Martin, Lucía Puenzo, Carlos Reygadas, Jean Claude Rousseau, Ben Russell, Todd Solonz, Pablo Stoll, etc.

Entre los firmantes también hay una nutrida representación de actores (Elena Anaya, Alex Angulo, Geraldine Chaplin, Quim Gutiérrez, Lluis Homar, Elvira Mínguez, Raúl Cimas, Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Alberto San Juan, Antonia San Juan, Unax Ugalde), productores (Luís Miñarro, Paco Poch, Felipe Lage, Cristina Huete, Simón de Santiago), programadores y directores de festivales internacionales (Olivier Père, director del festival de Locarno; Jean Pierre Rhem, director del festival de Marsella; Josetxo Cerdán, director de Punto de Vista), críticos y periodistas cinematográficos (Nicole Brenez, Quim Casas, Jordi Costa, Román Gubern, Kent Jones, Carlos Losilla…).

Anuncios

Gracias, Cienfuegos, por tanto, por Eva Güimil

“Si estabas allí podías oír como Hilary Swank se presentó en el casting de Boys don’t cry “con un corte de pelo de nueve dólares” porque Kimberly Peirce era incapaz de imaginar a esa chica tan dulce en la piel del torturado Brandon Teena, podías escuchar a Michael Pitt abominando de su etapa en Dawson crece (era el novio de Michelle Williams, los hay que se quejan por todo), podías cruzarte al gélido Kaurismaki paseando su genio vodkiano, a Harmony Korine, el hombre más despeinado del mundo, abrazado a Chloë Sevigny, o a Guillaume Depardieu arrasando bares centenarios con su abrigo negro de gigante maldito. Podías tropezarte en el Dindurra con el babilónico Kenneth Anger, el solemne Kiarostami, el risueño Todd Haynnes o la dulce Maria Schneider”.

Artículo completo de Eva Güimil en La Voz de Asturias.

Manifiesto de cineastas asturianos

Carta abierta a Emilio Marcos Vallaure y Carlos Rubiera

Estimados Srs. Consejero de Cultura y Deporte del Principado de Asturias y Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Gijón-Xixón:

Los abajo firmantes, vinculados a la escritura y la dirección cinematográfica en Asturias desde hace años, queremos volver a manifestarle nuestra oposición a la destitución del director del Festival Internacional de Cine de Gijón, José Luis Cienfuegos, y la consiguiente ruptura con el modelo actual del certamen.

Apoyamos nuestra opinión en una serie de hechos objetivos y, entendemos, difícilmente discutibles:

1.- José Luis Cienfuegos llegó a la dirección de un certamen sin vida, moribundo. El Festival era, entonces, una muestra de cine que no tenía ningún peso específico ni en la vida cultural de la ciudad ni en la del país, y mucho menos ningún tipo de repercusión estatal ni internacional. A lo largo de los años, edición tras edición y gracias a un trabajo duro y, muchas veces, poco agradecido, Cienfuegos consiguió, con la calidad y el rigor en la programación como bandera, convertir el FICXixón en un referente cultural para la ciudad y de ésta para el mundo, acogiendo un tipo de cine que cada vez es más difícil ver en las pantallas.

2.- Entendemos, como directores de cine, que el FICXixón cumplió para nosotros una irreemplazable labor de formación, algo muy importante a la hora de enfrentarnos, con un mínimo rigor, a nuestras propias obras. En ciertos momentos, para nosotros fueron más importantes las pantallas que las cámaras. Tan importante para nuestro trabajo es tener un festival que acoja nuestras producciones como que ese mismo festival nos acerque algunos de los títulos más interesantes de la producción internacional anual.

3.- Nuestras películas, fueran mejores o peores, siempre encontraron la complicidad del FICXixón, que nos ofrecía un espacio profesional donde presentarlas con una repercusión que no habríamos conseguido por otras vías.

4.- Ante la desidia de otras instituciones culturales asturianas en relación a la creación cinematográfica y audiovisual, el FICXixón, tanto por sus propios méritos como por el demérito de otros, se convirtió en el único referente válido para los cineastas asturianos, convirtiéndose en la única institución cultural que dio carta de naturaleza a nuestro trabajo.

5.- La única proyección estatal e internacional que se dio a nuestros trabajos desde Asturias se produjo gracias a los ciclos que el FICXixón organizó en festivales internacionales de todo el mundo.

Pero el motivo de esta carta no es tanto el listado exhaustivo de lo que los cineastas asturianos le debemos a la labor que José Luis Cienfuegos desarrolló en el FICXixón como denunciar el proyecto de destrucción al que conduce al certamen el nombramiento de Nacho Carballo como director del mismo, así como anunciar nuestra decisión de no colaborar con este nuevo modelo de festival.

1.- Consideramos indigna la utilización partidista que se está haciendo del “cine asturiano” y de ese indefinido “toque asturiano” para tomar esta decisión. Con esta carta queremos señalar que no queremos que se nos utilice para justificar este cambio suicida en el rumbo del Festival Internacional de Cine de Gijón.

2.- Si de verdad están preocupados por el desarrollo de una cinematografía asturiana y una industria audiovisual saneada, no es un festival internacional el primer sitio en el que se debe intervenir. Creen una Dirección General de Política Audiovisual, movilicen una partida presupuestaria digna para ayudar a la producción, no ahoguen por la vía de los hechos consumados la Radio Televisión del Principado de Asturias (RTPA)… Hay muchas cosas que necesitamos con urgencia. Si su anuncio de colaboración es sincera, estamos abiertos al diálogo.

3.- Por todo lo dicho, los abajo firmantes anunciamos nuestra decisión de no participar ni con nuestras películas ni con nuestra presencia en las actividades que se organicen en la celebración de la 50ª edición de un festival, el de Gijón, al que ya no vemos como nuestra casa.

FIRMAS:

Alberto Arce, Luis Argeo, Ramón Lluís Bande, Sofía Castañón, Elisa Cepedal, Arantxa Cuesta, Óscar Fernández, Tom Fernández, Samu Fuentes, Sergio G. Sánchez, Samuel Gutiérrez, José Herrero, Santos Hevia, Iñaki Ibisate, Alejandro López Riesgo, Diego Llorente, José Luis Peñafuente, Pablo Quiroga, Jorge Rivero, Konchi Rodríguez, Aure Roces, Juan Luis Ruiz, Alejo Sabugo, Diego Taboada, Pedro Timón, Juan Tizón, Lucinda Torre, Luis Trapiello, Alberto Vázquez García, Fer Villafina

El affaire Cienfuegos, por Miguel Barrero

Ocurre que, en una de éstas, pillé una conversación al vuelo cuyos entresijos confirmé después con gente de mi absoluta confianza: Carballo había comentado por allí que él iba a ser el próximo director del Festival Internacional de Cine de Gijón. Los entresijos me los resumieron sin entrar en detalles: según parece, había dicho que era amigo de un hijo de Francisco Álvarez-Cascos, a la sazón presidente del Principado desde las elecciones autonómicas del 22 de mayo de 2011, y que ya había contactado con la casi recién nombrada gerente del Teatro Jovellanos, Teresa Sánchez, con la que esperaba reunirse en los días siguientes. La cosa se discutió bastante en aquellos días, tanto en el propio recinto de la Semana Negra como en la redacción del A Quemarropa (el diario oficial del certamen, en el que yo trabajo desde el año 2005), y tuve la oportunidad de hablar con varias personas (entre ellas, un íntimo amigo de Carballo) que me corroboraron lo que en aquellos días se convirtió en un rumor extendido por todo el recinto del festival literario: el Ayuntamiento de Gijón, gobernado en minoría por el partido de Cascos desde las elecciones municipales que se habían celebrado un par de meses antes, pensaba destituir a José Luis Cienfuegos (Avilés, 1964), quien había dirigido el Festival Internacional de Cine de Gijón desde 1995 con buen pulso y mejores resultados, para poner en su lugar a Carballo.

Artículo completo de Miguel Barrero en su blog Il Gattopardo.

El affaire de los cien mil fuegos, por Isaki Lacuesta

¿Por qué es tan importante defender a José Luis Cienfuegos como director del festival de Gijón? Porque, sin duda, se ha convertido en una encarnación perfecta de todos los años de trabajo, de creatividad y de responsabilidad pública que pueden tirarse por la borda en un solo segundo de ejercicio del poder de la ignorancia.
Y porque, cuando una sociedad aprende a trabajar para ser feliz y encuentra la fórmula perfecta del placer (ni más ni menos que eso es el FICXixón), debería tener derecho a que esta felicidad perdure.

Artículo completo de Isaki Lacuesta en su blog La crítica espectacular.

Mi historia de amor con Gijón, por Philipp Engel

He descubierto una inmensidad de cine en Gijón, y también he visto películas que me han gustado menos, pero nunca, nunca he visto una sola película que me llevara a pensar que no se debería haber incluido en la programación. Nada por debajo de los criterios de calidad, todo en acorde con la filosofía de un festival que se propone ser una ventana a la vanguardia del mundo de la cinefilia. Gijón ha sido, venimos muchos años repitiéndolo, nuestro festival favorito, por su programación insuperable, por el ambiente de comunión cinéfila que se respiraba en la ciudad, y por todo lo que esta tenía de increíblemente acogedora. Pero, por desgracia, parece que esta historia de amor se ha acabado.

Leer artículo completo de Philipp Engel en el portal Go-Mag.

“¡Se están riendo!”, por Tom Fernández

Después de unos años me hice profesional. Ya tengo dos películas a mis espaldas. Pero, sinceramente, no me gustaría haberlas visto en el Festival de Cine de Gijón. Prefiero las que José Luis y su equipo escogieron para mí y para todos nosotros durante estos dieciséis años. Gracias a ellas soy mejor guionista, director y, sobre todo, espectador.

Artículo completo de Tom Fernández en La Nueva España.