Fabes con turismo, por Gonzalo de Pedro

En un tiempo en que el espacio público se ha convertido en espacio comercial, lugares como el Festival de Gijón servían, no sólo para descubrir nuevas propuestas cinematográficas, sino especialmente para reivindicar la posibilidad de los ciudadanos de hacer suyas las calles, los teatros, los bares y cines y convertirlos por unos días en espacios de libertad.

La destitución de José Luis Cienfuegos, el hombre que convirtió al Festival de Gijón, con Fran Gayo y su equipo en la retaguardia, en una fiesta, en una celebración de la cultura audiovisual, en un reto para los espectadores, es uno de esos gestos simbólicos que dicen más de lo que pretenden.

El país donde cada rotonda, de cada barrio de nueva construcción, tiene su escultura millonaria, el país de los aeropuertos vacíos, el país de los centros culturales sin cultura, el país de las alfombras rojas como antídotos contra el pensamiento, ha dado un nuevo paso por el camino que conduce a la nada.

Artículo completo de Gonzalo de Pedro en la edición digital del diario Público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s