Xixón no tiene lo que se merece, por Xabel Vegas

Ayer al leer el cese de José Luis Cienfuegos como director del Festival de Cine de Xixón me vinieron a la memoria un sinfín de recuerdos. Porque la decisión del consistorio xixonés no solo supone un cambio de caras sino una sentencia de muerte a una forma de entender la cultura, no solo el cine, que me ha construido como persona y como ciudadano. Es una decisión política desacertada por lo que tiene de destruir lo que estaba construido con éxito y esfuerzo pero además es un ataque a la línea de flotación de una concepción independiente, inteligente y desprejuiciada de lo que supone la cultura en la res publica.

José Luis Cienfuegos no solo construyó un Festival de Cine. Cada Noviembre en Xixón se vivía el encuentro de las artes y el pensamiento en un evento que era mucho más que cinematográfico y que era cita ineludible para cualquiera que quisiera estar al tanto de lo que se cocina en la cultura contemporánea. Fue además una ventana al mundo en un Xixón que hasta los noventa no era más que una ciudad industrial de provincias. Y hoy, después de la decisión del Ayuntamiento, es una ciudad menos industrial pero más provinciana.

Artículo completo de Xabel Vegas en su blog Batura.